Friday, February 5, 2010

El valor de lo siniestro en nuestras vidas


Hace tiempo atrás realicé un cuadro donde retraté un personaje con el rostro tapado por su cabello que se estaba escondiendo detrás de un árbol y en el otro extremo un pato.
Si bien hay mas detalles, lo que me sorprendió es que luego de terminar esta pintura, encontré una fotografía en donde estoy yo (muy crío), caminando por un campo de la localidad de Funes.
Me pareció interesante mostrar esta comparación/conexión como muchas veces (por no decir muchísimas), nuestros pensamientos juegan a nuestras espaldas creando imágenes, copiando, re adaptando, interactuando...


5 comments:

Sebastian Barreiro said...

esta imagen es realmente inspiradora, me encanta este cuadro, es bellismo!
Estuve viendo tu blog con las pinturas, y sos un plastcio de aquellos. Me sorpendiste de nuevo!!!
Y gracias por la buena onda loco!!
Abarzos
Pd: quiero este cuadroooooooooooooo!!!!!!

Toto Montero said...

muy lindo trabajo! te felicito

Anonymous said...

che vos serias el pato?....jeje...saludos fer
muy buenas cosas estas haciendo ahora con ilustraciones!!
fabricio

D'Aicom said...

Tuve la causal suerte de escuchar esta anecdota en persona en la expo q hiciste en Rosario en octubre de 2007. Estuve viendo tu blog, y me llamo la atencion q resurgieron antiguos trabajos, los q encuentro muy familiar. Como dicen los abuelos, las raices no se olvidan, no? Un abrazo, y a ver cuando destapamos otra quilmes.

fernando said...

Seba: Que placer tenerte por aca! Abrazo grande!
Toto: Muchas gracias!!
Fabricio; Yo sería el pato, el personaje con patas de cabra y el ahorcado al mismo tiempo. Abrazo grande, loco!!!
Mariano; La Quimes se tiene que destapar en breve!!! Te cuento que sigo experimentando con el proyector super 8mm.
Abrazo enorme!!!